Ni un Hogar Sin Energía

Ni un Hogar Sin Energía

Proyecto de Acción Contra la Pobreza Energética.

El proyecto Ni un Hogar Sin Energía consiste en un proyecto piloto e innovador  con la búsqueda de financiación por parte de la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales, y que esperamos contar con la ayuda económica y la colaboración que puedan aportar empresas Españolas, especialmente aquellas de energía renovables, con su marca de acción social y ayuda a la ciudadanía.

Este proyecto pretende mejorar la situación de aquellas familias que sufren pobreza energética ya que no pueden y/o  tienen grandes dificultades para hacer frente a sus facturas de suministros o para tener su vivienda dentro de una temperatura saludable. Se trata del primer proyecto de estas características en España.

índice2

 

Si quieres contribuir a ampliar el proyecto a más hogares puedes realizar un donativo o ponerte en contacto con nosotros por medio de nuestro correo electrónico

defensaderechossociales@gmail.com

Todas las Ayudas que se reciben son publicadas en la página web de la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales.

Y en el tablón de anuncios del  Local Social Sito en la AVD. De Los Andes nº 85 24401 Ponferrada.

 

índice1¿Qué es la Pobreza Energética?

La Pobreza Energética se define como la situación que sufren los hogares que son incapaces de pagar los servicios mínimos de energía que satisfagan sus necesidades domésticas básicas o que se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar las facturas energéticas de sus viviendas. Este problema relaciona directamente a aspectos sociales, como la pobreza y la exclusión social, también con problemas ambientales y de política energética, como es el precio de la energía doméstica o la eficiencia energética en el parque de viviendas residenciales.

El número de familias en situación de pobreza energética se ha visto incrementado en nuestro entorno y con más gravedad en la Ciudad de Ponferrada, al igual que en todo el  país de manera alarmante en los últimos años. Se estima que más del 5% de la población  residente en el Bierzo y más de un 15% en España sufre este problema, porcentaje que sigue aumentado año a año.

Hay varios factores que han provocado este aumento, como son el incremento del coste de la energía eléctrica, la falta de concienciación y desconocimiento del uso eficiente de la energía, así como  la disminución de los recursos económicos de gran porcentaje de la población, haciendo que los pocos recursos con los que cuentan sean destinados a otras necesidades prioritarias como son la vivienda o los alimentos, por delante de la calefacción, el agua caliente o la iluminación.

Vivir en una vivienda que esta aclimatada de forma deficiente y que no puede mantener una temperatura adecuada en su interior puede provocar serios problemas para la salud tanto físicos (artritis, neumonía, asma…) como mentales (depresiones), principalmente en la población más vulnerable como son las personas de edad avanzada. Según se destaca en el último informe del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), la pobreza energética podría ser causa de entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras en España cada año durante la estación invernal, con especial incidencia entre las personas de la tercera edad. Para calibrar el impacto real en la mortalidad vinculada a las dificultades para costear el gasto energético en el hogar, basta recordar que el año pasado, las víctimas de accidentes de tráfico fueron 1.177 (Datos de la DGT).

¿Dónde se realiza?

Ni un Hogar Sin Energía El proyecto se centra en los hogares con menos recursos económicos de la Comarca del Bierzo de San Pablo y La Magdalena ubicados en el casco histórico de la ciudad. Los hogares han sido seleccionados gracias a la ayuda de los trabajadores sociales de los Centros Municipales de Servicios Sociales de ambos barrios.

 ¿En qué consiste el proyecto?

1º Establecer una ayuda a familias con situaciones de emergencia social con las carencias básicas del hogar.

Ayudas mensuales a pagos de facturas de Agua, Luz, Gas, Carbón, y las necesidades mas esenciales que sean necesarias para facilitar una mejor existencia social a las unidades familiares que así nos lo están pidiendo.

2º Establecer un estudio real de las situaciones familiares, mediante la colaboración directa con las familias gracias a la realización de encuestas directas por parte de nuestros voluntarios sociales, y así poder llevar acabo un sistema de ahorro energético y un plan de gastos mensuales en la unidad familiar.

3º Establecer un protocolo de actuación social de ayuda directa en el seno de la familia con medidas de ayuda social, que se establecerá según los recursos económicos con los que cuente la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales.

 

Desde nuestra asociación consideramos que esta experiencia piloto consta de un importante enfoque técnico y social, y consiste en monitorizar el consumo energético, temperatura y humedad de diferentes hogares desfavorecidos que sufren esta situación. Tras una primera monitorización y recogida de datos durante al menos una semana, se analizarán los hábitos de consumo y se realizará una caracterización de la demanda energética con la información obtenida de la monitorización y de las facturas energéticas de meses anteriores de cada una de las viviendas en las que se realicen los estudios y la intervención de las ayudas.

Tras esta monitorización, se realizará un informe personalizado de cada vivienda en el que se incluirá la información que se haya extraído de la monitorización haciendo especial hincapié en el coste económico que supone utilizar cada uno de los equipos, recomendaciones y hábitos a cambiar.

 

Ni un hogar sin energía

Tras esta primera monitorización, se desarrollarán talleres de formación en hábitos y soluciones de ahorro energético en el hogar con todas las familias en las que se estén interviniendo en sus hogares, con la intención de que realice una modificación de los hábitos de consumo de los miembros de la unidad familiar en sus  viviendas.

En este taller también se les enseñará a interpretar las facturas energéticas, y a buscar el contrato y la potencia que mejor se adapte a sus necesidades.

Una vez concluidos los talleres, se implementarán en las viviendas algunas de las medidas propuestas en el taller.

Tras la ejecución de las medidas, se realizará una segunda monitorización para evaluar la incidencia del taller de formación y las medidas realizadas sobre los hábitos de vida y del consumo energético, la temperatura y humedad de cada vivienda, con el objetivo de poder evaluar la mejora del confort térmico interior y la reducción del  consumo, tanto de agua como  eléctrico, o de cualquier energía que sea utilizada en la vivienda  como consecuencia del cambio de hábitos  energéticos. También se realizarán termografías en el caso de que se hayan implementado medidas de aislamiento, para poder valorar su efecto.

 

¿Qué tipo de medidas se les implementará en sus hogares?

Se contribuirá con la implementación de algunas medidas económicas sociales, que favorezcan la reducción inmediata de su consumo energético, o mejoren el bienestar térmico en la vivienda e incluso de sus costumbres de vida con lo referente al consumo energético. Algunas de estas medidas serán instalar burletes en ventanas y puertas, enchufes programables, reflectores en radiadores, bombillas de bajo consumo, regletas con interruptor, placas de poliestireno, aislamiento para cajas de persianas, aislamiento adhesivo para cristales, perlizadores de agua…etc.

 

Actividades realizadas del primer taller proyecto ‘Ni un hogar sin energía’

El proyecto Ni Un Hogar Sin Energía pretende que se realice el estudio que detecta potenciales de  ahorros de hasta un 18% en las facturas de energía en los domicilios que se pretenden estudiar y analizar, ya que en la actualidad estas familias tienen grandes problemas a la hora del pago de sus facturas tanto de luz como de agua, así como de los impuestos municipales correspondientes.

Segundo taller proyecto ‘Ni un hogar sin energía’

“Ni un hogar sin energía” logra un ahorro energético y facilitación de nuevas formas de consumo con el fin de ahorrar el 37% de ahorro en las facturas de los hogares estudiados.

Concierto Solidario ´No más familias en precariedad Energética´

En la actualidad estamos realizando todas las gestiones para la celebración de diversas actuaciones derivadas a la recaudación económica con diferentes grupos.

 

Familias a dos velas:

AYUDAS CHEQUE ENERGÉTICO SOCIAL

Dirigido a: Familias con hijos menores a su cargo, cuyos ingresos no superen el Indicador  Social no superior a 426.-€

(*) A continuación se describen brevemente las características principales de este programa de ayudas del Proyecto de Acción Contra la Pobreza Energética, así bien la información que se considerará como oficial a todos los efectos será la publicada de los recursos con los que se cuenten  a partir del  1 de Junio de 2016.

Por el cual se regulan las ayudas económicas destinadas a las Familias que así lo soliciten en todo lo que establece el Proyecto de Acción Contra la Pobreza Energética, son ayudas directas a familias  para combatir la pobreza energética,  por la que se modifica la fecha de finalización de la convocatoria de las ayudas económicas de la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales,   para combatir la pobreza energética, a través del cheque energético social.

– Solicitud de cita previa a partir del 9 DE MAYO en atención telefónica de la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales.

O através del Correo Electrónico defensaderechossociales@gmail.com

– Fecha de inicio de atención presencial en la sede social de la Asociación  oficinas de Defensa Derechos Sociales: Lunes 04 de Julio  de 2016, inclusive.

– El plazo de presentación de las solicitudes finalizará el 30  de Agosto  de 2016 inclusive.

 

Objeto

Regular el procedimiento para la concesión directa de subvenciones para el pago de parte de la factura eléctrica, a través del cheque energético social que se pretende con este Proyecto  de Acción Contra la Pobreza Energética dirigido a familias al borde de la exclusión social o incluidas con hijos a su  cargo, cuyos ingresos no superen el  Indicador  Social no superior a 426.-€

 

Beneficiarios.

Dirigido a:

Familias con hijos menores a su cargo, cuyos ingresos no superen el Indicador   Social no superior a 426.-€, que se establece como media de ayuda social, dado que muchas familias en la actualidad están por debajo de este referente económico social  para 2016, 2017.  (4.700, 00 euros/año)

 

Requisitos

Podrán ser beneficiarias las personas que cumplan los siguientes requisitos:

– Ser residentes en la Comarca del Bierzo.

– Tener hijos menores que residan en la unidad de convivencia del solicitante.

Se considera unidad de convivencia el conjunto de todas las personas que viven en el mismo domicilio,  por encontrarse empadronados en el mismo domicilio con una antigüedad mínima de 6 meses.

– Disponer de un contrato con una empresa comercializadora de energía eléctrica en la vivienda que constituya la residencia de la unidad de convivencia, o que la misma tenga una caldera de Carbón, o Gasoil y esté certificado por los equipos del Voluntariado de la Asociación.

– Que los ingresos totales de la unidad de convivencia en 2015 no superen el referente económico social  para 2016, 2017.  (4.700, 00 euros/año)

– Sólo podrá presentarse una única solicitud por unidad de convivencia.

 

Procedimiento

Las solicitudes se presentarán a través de las oficinas designadas por la entidad, distribuidas a lo largo de la Comarca del Bierzo,  así como en los CEAS de cada una de las poblaciones  de la comarca del Bierzo, pertenecientes a la Diputación Provincial de León  con previa cita obtenida a través del servicio telefónico de la Asociación o de los CEAS de cada una de las poblaciones  colaboradoras en este Proyecto  de Acción Contra la Pobreza Energética, dicha colaboración está basada exclusivamente en la gestión y tramitación de la documentación de las familias que pudieran solicitarlo a trabes de los CEAS.

 

Plazos

El plazo de presentación de las solicitudes comenzará en la fecha y hora en que se le indique telefónicamente al solicitante  de gestión de ayudas, lo cual se anunciará en la página de la asociación así como telefónicamente a cada uno de los interesados.

 

Costes Subvencionable. Costes subvencionables

El gasto subvencionable serán las facturas de electricidad, de Agua, de Carbón, o de Gas, (IVA incluido) cuyo período de lectura se encuentre incluido dentro del primer y segundo semestre de 2016. Dicho gasto será estimado a partir de una de las facturas de dicho periodo, tomando como base los datos históricos y de consumo medio diario que se indiquen en la misma.

Tipo Ayuda.

Se establece una cantidad máxima de ayuda de 550 euros por beneficiario y unidad de convivencia, que cumplan los requisitos en la totalidad de duración del Proyecto  de Acción Contra la Pobreza Energética con la duración de los años 2016 y 2017.

¿Cómo Solicitar?        

Solicitud y documentación

La solicitud se presentará de conformidad a lo citado en el apartado de procedimiento e irá acompañada de la siguiente documentación:

Copia del documento de identidad en vigor de la persona solicitante.

Autorización al personal de la entidad colaboradora para la presentación electrónica de la solicitud y de la documentación relativa al cheque energético social que establece Proyecto  de Acción Social Contra la Pobreza Energética.

Copia del Libro de Familia del solicitante o equivalente.

Copia de una de las últimas facturas emitidas del suministro eléctrico, de Agua, Gas, o de consumo total anterior del Carbón, de la vivienda habitual del solicitante, que deberá corresponder a uno de los periodos de lectura comprendidos entre los meses dentro del primer y segundo semestre de 2016.

Certificado de convivencia histórico emitido por el ayuntamiento del municipio en el que se encuentra empadronado el solicitante, donde aparezcan todas las personas que conviven en el domicilio objeto de ayuda.

Certificado de la declaración o declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio fiscal del año anterior a la solicitud, de todos los miembros mayores de edad que residan la unidad familiar o en la vivienda, emitido por la Agencia Estatal de Administración Tributaria, o bien certificado de la Agencia Estatal de Administración Tributaria que acredite los ingresos durante ese ejercicio.

Declaración responsable del solicitante, según modelo facilitado por la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales,  y en particular, de hallarse al corriente en el pago de obligaciones por reintegro de subvenciones así como de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.

Impreso normalizado de Domiciliación Bancaria, debidamente cumplimentado.

¿QUE ES LA POBREZA ENERGETICA?

 Una combinación de ingresos bajos, precios de la energía doméstica en aumento y deficientes niveles de eficiencia energética en viviendas

Originalmente, la pobreza energética fue definida en el Reino Unido por Brenda Barman a principios de la década de 1990 como la “incapacidad [para un hogar] de obtener una cantidad adecuada de servicios de la energía por el 10% de la renta disponible”. Esta definición se ha vinculado posteriormente, también en el Reino Unido, a la satisfacción de un régimen térmico de la vivienda adecuado (21 ºC en la sala de estar y 18 ºC en el resto de estancias).

Sin embargo, aunque la noción de pobreza energética se asocia comúnmente al uso de energía para calefacción, otras demandas de energía (electrodomésticos, agua caliente, etc.) también deben ser tenidas en cuenta. Esto es relevante en el caso de que también se quiera incluir dentro del concepto de pobreza energética la incapacidad de un hogar de mantener la vivienda a una temperatura adecuada en verano por medio de, por ejemplo, sistemas de refrigeración.

Comúnmente, se asume que la pobreza energética ocurre como una combinación de tres factores definidos a escala de hogar: renta familiar, precios de la energía y eficiencia energética de la vivienda. De esta manera, si un hogar habita una vivienda poco eficiente, necesitará un determinado nivel de renta para asegurar la satisfacción de su demanda de servicios energéticos.

Estos tres componentes sirven para comprender como surge el fenómeno de la pobreza energética y proporcionan puntos de entrada para la definición de políticas públicas encaminadas a hacer frente a esta problemática En España el estudio Pobreza energética en España. Análisis de tendencias (ACA, 2014) concluyó que, en 2012, el último año con estadísticas disponibles, el 17% de los hogares españoles tenían gastos desproporcionados en el pago de las facturas de la energía doméstica lo que suponía más de 7 millones de personas.

Así mismo, el mismo año el 9% de los hogares españoles se declaraba incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno, es decir, más de 4 millones de ciudadanos. Esto situaba a España, en 2012, como el Cuarto país europeo con mayor número de ciudadanos declarando dicha incapacidad.

Familias Afectadas.

El INE reconoce una tasa de paro en Ponferrada del 29%, 10 puntos más que hace 4 años

El informe Urban Audit que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística, recoge además que un 21% de la población del municipio supera los 65 años. La tasa de actividad se queda en el 55%

Los datos del proyecto europeo Urban Audit hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística ponen de relieve la incidencia de la crisis sobre el tejido social y económico de la capital berciana y sus familias.

La media de edad de municipio sigue creciendo hasta rozar los 45 años (2 años más que en 2010 con el primer informe).

La mayoría de población (66%) tiene entre 15 y 64 años, `pero crece al 21,6% la edad que supera los 65 años.

Cae también el tamaño medio de los hogares ponferradinos, pasando de 2,48 en 2010 a los 2,3 de 2014 (últimos datos que recoge este informe).

La tasa de desempleo pasa del 18,7 de hace 4 años a 29,2% en el último dato computado a cierre de 2014, lo que son más de 10 puntos de incremento. La tasa de ocupados entre la población activa es del 71%, diez puntos menos que hace 4 años, cuando era del 81,7%. Así las cosas el INEM reconocen una tasa de actividad del 54,9%.

Respecto a la renta media anual en los hogares ponferradinos, no se recoge datos de 2014 y se apunta el de 2013, que era de 21.404€, cuando en 2011 se situó en los 22.724€.

En la Actualidad esta asociación atiende a unas 450 Familias afectadas por la Crisis económica en diferentes aspectos sociales.

La pobreza energética crece un 22% en España en dos años. En la zona de las cuencas mineras muchísimo más.

El dato que se maneja en la Asociación de Defensa de los Derechos Sociales  que presentamos como el primer  estudio de pobreza energética: «Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis». El estudio revela que el 13,75  de personas en nuestro entorno, el 11 % de los hogares, son incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada tanto en invierno como en verano, lo que supone un incremento del 22% en tan solo dos años, cuando se realizó un seguimiento de familias con precariedad económica y social”.

La pobreza energética crece un 22% en dos años.

El informe «Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis»,  recoge datos de 2014 y 2015 y revela que “hasta un 21% de los hogares está experimentando condiciones asociadas a la pobreza energética y que un 6% (2,6 millones de ciudadanos en toda la comunidad Autónoma de Castilla y León) dedica más del 18% de sus ingresos familiares al pago de las facturas energéticas”. Así –explicamos desde  la Asociación, la tasa de pobreza energética registrada en la cuenca minera se encuentra por encima de la media española y no digamos de la europea, que está en un 10,2 %.

El informe desvela por otro lado que la pobreza energética ha crecido en la Cuenca minera  un 22% en los dos últimos años (no se posen en la actualidad  informes  anteriores fiables dado que  fueron  elaborados  con datos de 2011 y de  2012). Y, todo ello dice bien poco de la realidad, ” a pesar de las medidas que se consideran necesarias y que nunca se pusieron en marcha por las Administraciones públicas tenemos que exponer que los  avances que se han puesto en marcha son todos por las Organizaciones sociales en ayuda directa a familias en situación precaria, teniendo en cuenta que hoy por hoy son más de 469 familias las que están recibiendo ayuda social directa especialmente en el ámbito local”.

Las cuencas mineras en la actualidad son municipios desérticos de población y de actividad económica, grandes inversiones que se realizaron en épocas pasadas a cargo de los fondos miner y que no podemos considerar que hayan sido las adecuadas para unos pueblos dependientes exclusivamente de la Minería, nadie pensó en poner en marcha formación Profesional adecuada a reconversión industrial de las cuencas mineras solo pensaron en macro obras e inversiones sin sentido común y mucho menos social.

Desde la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales tenemos en cuenta otro de los indicadores usados en el estudio señala que el 7% de los hogares de la cuenca  se encuentra “en una situación de pobreza  no solo energética, dado que los ingresos del hogar son menores que la renta mínima de inserción española (417 €/mes está basada en los barómetros de cada Comunidad Autónoma, pero las ayudas no suelen superar el 70% del salario mínimo y en algunos casos tienen una parte fija y otra variable en función de si hay miembros de la unidad familiar (hijos, personas con minusvalías, etc.).

La duración de la prestación también varía: unas comunidades la conceden durante un periodo de tiempo limitado, por ejemplo, 60 mensualidades, otras por doce y otras de forma indefinida.

En 2014, 2015) descontando los gastos de vivienda y energía doméstica, es decir, que casi 7500 ciudadanos apenas tienen con que vivir, una vez pagados los gastos del hogar e incluso si pagan la Luz, el Agua, los Impuestos comunes, y la Hipoteca no tiene nada para dedicarlo a lo más necesario como es Alimentación, Ropa, Calzado, y no olvidemos lo que deberían dedicar cada familia a la educación de sus Hijos,  y dejamos aún lado la energía que no es solo la calefacción del Hogar sino que es la Luz, el Agua, y el gas”.

Desigualdad entre  zonas rurales y urbanas, sin olvidar la cuenca minera.

Este estudio queremos que  concluya que no todas las zonas pertenecientes al Bierzo y Laciana  son igual de vulnerables frente a esta problemática y sitúa las poblaciones cercanas a la cuenca como Villablino, Toreno,  Fabero, Bembibre, y Ponferrada como las cinco poblaciones  con mayor grado de afección, tanto en 2014 como en 2007, al inicio de la crisis. En el otro extremo, las poblaciones  que muestran una vulnerabilidad menor son las zonas que menos dependencia económica tuvieron y tienen de la minería, dado a la inferior dependencia de la minería y con una mayor agricultura familiar eso sea notado  también para ambos años. Respecto a la densidad de población, los indicadores de gasto señalan una mayor incidencia en zonas rurales o escasamente pobladas, “por lo que [el problema] tendría que ser abordado de forma diferente a como se hacen en las áreas urbanas y periurbanas”.

Novedad del estudio: caracterización socio-demográfica de los hogares vulnerables

Una de las principales novedades del informe de la APCDDS es que, en esta ocasión, ha apostado por “avanzar en la caracterización socioeconómica de los hogares que presentan mayor vulnerabilidad”. Por ejemplo, según el nivel educativo, casi un tercio (31%) de los hogares que no saben leer ni escribir se situarían como hogares en pobreza energética según el indicador del 10%, frente al 7% que registran los hogares con estudios superiores. En cuanto a la situación laboral, los desempleados, nuevamente, vuelven a mostrar tasas más elevadas que otros grupos como los trabajadores por cuenta propia, por cuenta ajena o los perceptores de pensiones contributivas. Así, en el año 2014, el 21% de los hogares en situación de desempleo registraron retrasos en el pago de las facturas, frente al 7% de los hogares trabajadores.

La composición del hogar también se ha mostrado determinante

Según el estudio, los hogares con personas mayores, las familias mono parentales y las familias con tres o más niños dependientes mostraban en 2014 tasas más elevadas que otras tipologías de familias, “cuestión que debería tenerse en cuenta a la hora de definir el concepto de consumidor vulnerable”.

En relación a las condiciones de la vivienda y al régimen de tenencia, las viviendas en régimen de alquiler, y, en especial, aquellas con rentas más bajas, muestran tasas más altas de pobreza social y energética, tanto en los indicadores de gastos e ingresos como en los basados en declaraciones y percepciones, que las viviendas en propiedad no olvidando que en la actualidad en la cuenca minera el día de hoy hay más de 700 familias afectadas por la situación Hipotecaria, tanto con procesos ejecutivos como con solicitud de carencias hipotecarias debido a esta crisis que no consideramos una crisis de la ciudadanía sino una crisis de la mala gestión tanto política como de las empresas que se establecieron en las cuencas mineras, con sobre explotación de los recursos y sin pensar en el futuro de la población.

En este estudio también queremos  analizar la incidencia de la pobreza energética por niveles de renta para aproximarse al concepto de desigualdad social que eso conlleva la pobreza energética, concluyendo que los hogares con rentas más bajas gastan menos por persona y unidad de superficie de la vivienda, pero realizan un sobreesfuerzo para asumir las facturas. Así, los hogares con rentas más bajas gastan cinco euros menos  por metro cuadrado y persona que los hogares con mayor renta, pero a pesar de ello, dedican de media un 12% de su renta al pago de las facturas de energía doméstica (frente al 5% de los hogares con rentas superiores).

Relación entre salud y pobreza

Con este estudio hemos puesto de manifiesto cómo no solo la pobreza social  y energética tiene consecuencias sobre la salud de las personas, especialmente el hecho de habitar en una vivienda a una temperatura adecuada, sino que además existe también una relación en el sentido contrario; los hogares con problemas de salud tienen mayor probabilidad de estar en situación de pobreza energética. Así, en el año 2014, el 18% de los hogares con alguna persona con mala salud en el hogar, se declaraba incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada, frente al 10% de los hogares que no contaban con ninguna persona con alguna enfermedad  o una  salud precaria. Bajo este indicador, prácticamente se duplican los hogares afectados por la pobreza energética en los hogares que declaran tener una mala salud.

Por otro lado, la Asociación Plataforma Ciudadana  en Defensa de los Derechos Sociales  pone de manifiesto que las situaciones de pobreza energética no sólo afectan a las decisiones de gasto del hogar, que tiene que debatir cómo distribuir sus ingresos entre todas las necesidades básicas del hogar, sino también a la calidad de vida y a la salud de las personas, hasta el punto que podría estar ocasionando el 30% de las muertes adicionales de invierno, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 2014, la mortalidad adicional de invierno promedio en España fue de 24.000 muertes por lo que más de 7.000 fallecimientos prematuros estarían asociados a la pobreza energética. En comparación, cerca de 4.000 personas murieron al año en accidentes de tráfico en el periodo 1996–2014, y se estima que la contaminación atmosférica causa 33.000 muertes prematuras al año en España.

Cómo solucionar la pobreza energética

La Asociación propone “una actuación coordinada entre diferentes actores y niveles de la administración por medio de una estrategia social de lucha contra la pobreza social educativa y de formación para el empleo esto haría que muchas de las familias de nuestro entorno que hoy por hoy viven con pobreza energética les sería mucho más fácil la vida, para ello es necesario que las administraciones publica se  involucre real mente y que no se acuerde de estas familias solo cuando hay campañas electorales, consideramos necesario que se involucren a todos los niveles de la administración, Administraciones Regional. Administración Provincial, Administración Comarcal, y Administración Locales, y que están exijan a  las empresas suministradoras, una flexibilidad social y un compromiso de socialización social con las familias más vulnerables por esta Crisis económica y social, las  organizaciones no gubernamentales y a los movimientos ciudadanos”. Debemos de comenzar a realizar una lucha real  en la defensa de las familias que a día de hoy están pensando una situación inaguantable social mente y con las carencias más necesarias como alimentación educación y con una falta de sensibilización por parte de los Gobernantes de nuestra tierra.  En este proceso, la  APCDDS  reclama lo siguiente:

  • El impulso de la Adecuación de las viviendas y la rehabilitación energética de edificios con enfoque de pobreza energética, como solución a medio y largo plazo a este problema y como medida preventiva para reducir la vulnerabilidad futura de la población.
  • La reformulación del bono social para adaptarlo a la realidad de los consumidores vulnerables.
  • Actuar en el ámbito de los cortes de suministro con cambios legislativos y ampliar el acceso a fondos de ayuda para las situaciones más vulnerables.
  • La reforma de las políticas de financiación de eficiencia energética con el fin de beneficiar prioritariamente a las familias vulnerables y con dificultades para invertir en su vivienda.
  • El mejor aprovechamiento de oportunidades en el campo de micro-eficiencia.
  • Fomentar programas de formación orientados a los colectivos vulnerables en temas de hábitos de consumo y eficiencia energética.
  • Mejorar la transferencia y uso de información relevante para una mejor toma de decisiones, incluyendo la recogida de estadísticas oficiales.

 

Punto de Información al Consumidor Vulnerable

Acompañando este  estudio consideramos desde,  la  APCDDS la necesidad de la  presentación el Punto de ayuda social a las familias que en la actualidad están en procesos judiciales por falta de pago de los recibos de energía como el Agua, Luz, y gas ciudad, un espacio desde el que quiere ofrecer “información clave al consumidor sobre medidas legales e incluso un planteamiento social de ahorro de energía,  establecemos unas ayudas para hacer frente a los gastos energéticos y a la mejora de la calidad de vida de las personas , así como asesoramiento personalizado a las familias  en situación de vulnerabilidad”. El Proyecto de ayuda social y apoyo legal  se realiza en el marco del proyecto Información Asesoramiento y defensa a la familias más  vulnerables, “una herramienta imprescindible para prevenir y erradicar la pobreza energética, que se realiza con la única  colaboración y  exclusiva de los recursos de la Asociación” con la vocación de prestar apoyo económico e informativo a otros nodos que están asesorando a ciudadanos en distintos puntos de la comarca”.

 

Nuestras  Señas de identidad

La Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales (APCDDS) es una organización sin ánimo de lucro que la mayor parte de sus fundadores son familias afectadas por la Usura bancaria, nace esta organización tras la situación de vulnerabilidad hipotecaria y en procesos de desahucios en el seno de STOP Desahucios,  durante años vamos viendo que no las familias afectadas por la usura bancaria no solo tienen la preocupación de la situación de un procesos judicial  Hipotecario de relacionado con el pago de la vivienda, sino que muchas de las familias dejan de hacer muchas cosas necesarias para su hogar con tal de pagar la deuda de la vivienda, cosos de dejar de comprar los libros de los hijos, comida, ropa, zapatos e incluso  alimentos necesarios,  la mayor  de nuestra  preocupación y de muestra  ocupación está basada  en resolver problemas sociales y una verdadera defensa de las personas, desde diferentes enfoques y con una visión multidisciplinar, convirtiéndose en un punto de encuentro entre personas afectadas por una situación de precariedad social y económica, en el seno de la organización contamos con el apoyo de técnicos y profesionales provenientes de diferentes disciplinas que tienen como objetivo hacer realidad la ayuda a las familias necesitadas mediante la solidaridad social, mediante el   desarrollo proyectos que permitan alcanzar modelos de convivencia y de desarrollo más sostenibles social mente.

Somos una ONG solidaria con principios progresista sociales y con una verdadera lucha por la  diferencia entre solidaridad y caridad.  Para poder entender la raíz del razonamiento, empezamos por la definición etimológica de cada palabra según la Real Academia Española:

Caridad (del latín Cáritas), en la religión cristiana es una de las tres virtudes teologales, que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Es la limosna o auxilio que se da a los necesitados.

Solidaridad (sociología). Es una adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

Ambas palabras involucran al otro, al prójimo. Pero hay una distinción importante: en la caridad, como menciona Galeano, la relación es vertical. Por un lado, el que da limosna, que tiene más (está situado arriba), y el necesitado, el que está en situación de vulnerabilidad (está situado abajo).

Ejercer la caridad no erradica el problema, lo perpetua. El que más tiene ayuda a sobrevivir a los más necesitados, pero como una forma de solución instantánea, pasajera, de no involucrarse. Caridad implica colaborar desde un lugar cómodo, de forma material, para ocultar el problema, para no verlo. Aunque el problema sigue estando.

En cambio, en la solidaridad, el otro es un semejante, es alguien que tiene una necesidad concreta en este momento y al que nosotros efectivamente podemos ayudar a transformar su realidad. La solidaridad implica dar desde el corazón, generar una ayuda real y, además, propiciar la escucha atenta, el respeto y la empatía.

A la solidaridad hay que vivirla como una acción voluntaria con efecto transformador social, como una forma de compartir el dolor ajeno y aportar lo que sea necesario para remover las causas de ese sufrimiento. La solidaridad en definitiva es hermandad, es ponerse en el lugar del otro, es actuar con compasión.

En la Asociación Plataforma Ciudadana en Defensa de los Derechos Sociales (APDDS) nos ponemos la camiseta de la solidaridad. Y nuestra manera de hacerlo es visibilizar la acción de nuestros iguales  y nuestra  ONG que así también lo hacen.